Blog de una pilatera aficionada

¿Cómo es una clase de pilates?

Clases, Varios

¿Cómo es una clase de pilates?

He pensado que quizás os gustaría saber cómo es una clase de pilates; seguro que a más de uno le sorprenderá saber que no nos pasamos el rato sentados en el suelo respirando y pensando en las musarañas. 😉

SUELO O MÁQUINAS

Seguramente ya sabréis que hay dos tipos de clases: las que se hacen con máquinas específicas de pilates, y las que se hacen en el suelo sobre una colchoneta fina. En los dos tipos se pueden usar además un montón de accesorios. La diferencia es que con las máquinas se pueden complicar o facilitar los ejercicios y dan mucho juego, aunque parezcan auténticos potros de tortura a primera vista. Otro día os explico con detalle las diferencias entre los dos tipos de clases si queréis. De momento vamos a ver el funcionamiento general de una clase cualquiera, ya que el tipo de ejercicios es igual.

VAMOS ALLÁ

Habitualmente las clases duran unos 50-60 minutos, y se pasan volando porque no estás todo el rato haciendo lo mismo una y otra vez, si no que cambias de ejercicio continuamente y no te da tiempo a aburrirte.

Normalmente, nada más empezar la clase se hacen unas pocas respiraciones, supongo que para ir concentrándonos y cogiendo la postura.

Después, unos pocos movimientos para calentar y estirar, y luego los ejercicios que poco a poco van complicándose según el nivel del grupo.

4 APUNTES SOBRE LOS EJERCICIOS

En cada clase de pilates se trabaja todo el cuerpo. Aunque los ejercicios están encaminados a fortalecer la espalda y abdomen principalmente, también se implica el resto del cuerpo, pero lo que estás retando de verdad es la musculatura del “centro” que le llaman (abdomen y espalda). Esto se consigue con el tipo de ejercicios tan peculiar de este método.

Casi todos los ejercicios se basan en la disociación, o dicho en cristiano: si tienes que levantar un brazo o una pierna, tienes que estar atento de no mover ninguna potra parte del cuerpo. Tienes que impedir que los hombros o las caderas se muevan (que sería lo natural), tienen que quedarse quietísimos! Así se junta por un lado el trabajo que haces con el movimiento de la pierna, con el que haces tratando de impedirlo en la cadera, por poner un ejemplo. Parece complicado, pero todo se aprende, y funciona.  🙂

clase pilates barrilOtra cosa curiosa de los ejercicios de pilates en comparación con otras disciplinas, es que se hacen pocas repeticiones y sin prisas, para poder controlar bien el movimiento y no despendolarnos. Así que a veces casi parece que no estás haciendo nada y en realidad te estás dejando la vida!

Por si esto fuera poco (control, disociación…) hay que fijarse también en la respiración. Va acompasada con los ejercicios, y el profesor indica en qué momento hay que coger aire o soltarlo. Vamos, que o te concentras un poco en lo que haces, o tus ejercicios pueden ser un competo desastre y no servir para nada. Es lo que hay.

AL VESTUARIO!

Llegamos al final. Cuando ya casi estás rezando para que acabe la clase porque no puedes más, viene el estiramiento, una mezcla de dolor y placer que te deja “nuevo”. Luego unas respiraciones rápidas… y fin.

Se limpian un poco las máquinas o se recoge la “colcho” y los aparatos, y al vestuario todo el mundo.

Ah, y quien se piense que sales como si nada, se equivoca. El ejercicio puede ser bastante intenso, aunque no sea aeróbico ni jadees demasiado. Y las agujetas del día siguiente son habituales, no os vayáis a creer…

No se si con esta descripción de las clases voy a animaros mucho… pero justamente son las cosas que suenan más aburridas, las que hacen que el pilates sea un ejercicio interesante. Al menos en mi modesta opinión.  😉

Otro día os cuento con más detalle, que me estoy alargando mucho y os mareo.

Ya sabéis que si queréis recibir aviso del próximo post, solo tenéis que registraros, vale?

HOLA

HOLA

Soy Belén, una alumna pilatera sin pretensiones y autora de este blog. Si eres aficionado al pilates, o si quieres empezar, y te gustaría aprender cosas sobre el método, estás en el sitio correcto. Leer más...