Blog de una pilatera aficionada

Motivos por los que NO debes hacer pilates

Beneficios, Clases, Consejos

Motivos por los que NO debes hacer pilates

Si buscas información sobre pilates te va a parecer que es la panacea para cualquier problema de salud, y sí es genial para muchas cosas pero a veces (pocas) no es recomendable. Me he puesto a investigar un poco las contraindicaciones y riesgos que puede tener y la verdad es que no hay demasiada información al respecto comparada con lo que hay sobre sus beneficios. Si buscas en Google sale esto:

  • beneficios pilates: 659.000 resultados
  • riesgos pilates: 219.000 resultados
  • contraindicaciones pilates: 54.000 resultados
  • inconvenientes pilates: 46.200 resultados

Ya véis que el aspecto negativo sobre el que más páginas salen es el de los riesgos, pero sobre beneficios hay el triple de resultados!

PILATES ES PARA TODOS, O CASI

No he encontrado muchas contraindicaciones claras y tajantes para practicar pilates. A no ser que tengas una minusvalía física o psíquica grave que te incapacite, da igual tu estado de salud general, da igual tu edad y da igual tu condición física.

Si algo bueno tiene el pilates es que se puede hacer de mil formas y que se adapta a las capacidades de cada alumno. Hay infinidad de ejercicios y muchas formas diferentes de hacerlos. Todo se trata de hacer las cosas con sentido común. Si tienes una tendinitis en un brazo, obviamente habrá que dejarlo tranquilo; si tienes una contractura en un trapecio, pues mejor no forzarlo tampoco; si estás embarazada, los ejercicios tumbada boca abajo tampoco van a ser lo tuyo… En fin, que hay cosas que son de cajón y un buen profe tiene que saber qué ejercicios puedes hacer y de qué manera según tus circunstancias.

CONTRAINDICACIONES

En realidad, si tienes ganas, puedes hacer pilates casi en cualquier caso. Pero vamos a ver cuándo es mejor no hacerlo y cuándo hay tener precauciones.

Algunos casos en los que es mejor quedarse en casa:

  • si te han operado hace poco y no ha cicatrizado la herida
  • si tu embarazo es de riesgo o si estás en el primer trimestre y no hacías pilates antes
  • si sufres alguna enfermedad cardíaca
  • si tienes obesidad mórbida
  • si tienes alguna inflamación aguda
  • si te han prescrito reposo por cualquier motivo

Antes de hacer pilates consúltalo con el médico:

  • si tienes alguna lesión musculo-esquelética crónica
  • si tienes una enfermedad respiratoria crónica
  • si padeces una enfermedad degenerativa
  • si tienes osteoporosis, escoliosis, asma o hipertensión

Se puede hacer pero con precauciones:

  • si tienes tendinitis, contracturas o hernias
  • si estás embarazada hay casos en que está absolutamente contraindicado hacer pilates, y otros que sí se puede con ciertas precauciones. Lo mismo ocurre después del parto.

Supongo que a muchas os interese el tema de pilates, embarazo y postparto, pero la verdad es que a mí me viene un poco grande. Si queréis leer sobre ello, podéis encontrar varios artículos muy interesantes en el blog de Marisa, una profe de pilates que lo explica de maravilla. 🙂

RIESGOS

Pilates es un ejercicio seguro siempre que se haga bien; si se hace mal es cuando puede tener riesgos. Hacer pilates no es fácil, y si no lo haces correctamente te puedes lesionar, por eso es fundamental aprenderlo bien. Si no te enseñan o te mandan ejercicios que te superan, puedes sufrir lesiones nada agradables. Lo más común parece ser que son problemas en el cuello por forzar demasiado en una posición incorrecta. Por esta razón entre otras yo no soy nada partidaria de clases con grupos enormes en las que el profe no puede atenderte ni estar atento a si haces bien los ejercicios.

Si tienes una lesión previa y lo haces mal, o haces ejercicios que no te convienen, puedes empeorar. Por eso es importante tener un buen profesor bien formado y aprender en un grupo reducido.

Pero no hay que tener miedo. Yo no conozco a nadie que se haya lesionado haciendo pilates, y sí mucha gente (yo misma) que ha mejorado muchísimo sus lesiones y problemas musculo-esqueléticos.

El método pilates se adapta a las capacidades de cada uno, por eso hay muy pocos riesgos o contraindicaciones siempre que se haga con un poco de cabeza. Así que si quieres hacer pilates, en la inmensa mayoría de los casos, puedes.

Eso es todo por hoy. Ya sabes, si te ha gustado comparte! Y si te apetece, en Facebook tenemos la página de buscoPilates y un grupo de alumnos.

HOLA

HOLA

Soy Belén, una alumna pilatera sin pretensiones y autora de este blog. Si eres aficionado al pilates, o si quieres empezar, y te gustaría aprender cosas sobre el método, estás en el sitio correcto. Leer más...