Blog de una pilatera aficionada

7 cosas que estás haciendo mal en pilates

Clases, Ejercicios

7 cosas que estás haciendo mal en pilates

Si os digo que hacer pilates no es fácil no es nada nuevo. Todos los que hemos probado sabemos que de sencillo tiene bastante poco. Hay una serie de errores que repetimos la mayoría de los alumnos de vez en cuando, por muchos años que llevemos practicando. Sabemos la teoría, pero estamos atentos a tantas cosas que siempre hay algo que se nos despista.

Cuando lo cuentas por ahí, te miran como si estuvieras loca, cómo va a ser difícil? Pues sí, llegar a hacer bien los ejercicios lleva tiempo y paciencia. Incluso los alumnos que llevamos años cometemos errores continuamente, por eso es tan necesario tener un profe que te vigile y esté atento. Yo creo que no aprenderemos en la vida, a veces lo hacemos mal porque nos despistamos, y otras porque no nos dan de sí las fuerzas, pero hacerlo perfecto es muy complicado.

Estos son los errores habituales que cometemos los pobres aficionados:

1. SE TE OLVIDA RESPIRAR

A todos nos ha pasado alguna vez. Estás tan concentrado en los movimientos, en hacerlo bien, meter el abdomen, bajar los hombros, estirar las piernas… que se te olvida lo mas importante de todo: respirar! No digo respirar modo pilates, si no respirar a secas. Guardamos la respiración hasta ponernos como un tomate jaja! Y necesitamos oxígeno para hacer lo que se supone que tenemos que hacer. Hay que respirar sí o sí, y además, una respiración correcta coordinada con el ejercicio te ayuda a trabajar más y a concentrarte mejor.

Normalmente los profes señalan en cada ejercicio en qué momento debes inhalar o exhalar, cosa que ayuda bastante. Pero sea como sea, no te olvides de hacerlo, aunque sea al revés!

2. LLEVAS LOS HOMBROS A LAS OREJAS

Si tensionas los hombros y los subes acercándolos hacia las orejas, estás cometiendo una de las mayores herejías pilateras. Y si los echas hacia delante cerrando el pecho, tampoco lo estás haciendo bien. Este fallo es muy típico también, nos ocurre cuando estamos haciendo un esfuerzo y llevamos la tensión a los hombros, de ahí luego las contracturas y el dolor. Nos agarrotamos. Hombros abajo y atrás!

3. PIERDES EL CONTROL DE LA PELVIS

Vamos, que no estás activando los abdominales para tener la pelvis en su sitio. Parece una tontería, pero si la musculatura que rodea tu pelvis está relajada, te vas a desalinear y es imposible que hagas bien ningún ejercicio. Es fundamental para mantener la estabilidad y el equilibrio. No se trata tanto de apretar la tableta, si no de mantener activados los famosos transversos, que son los músculos que hay justo debajo de ella.

En la mayoría de ejercicios de pilates hay que mantener la pelvis neutra, pero cuando nos despistamos la soltamos. El cuerpo es muy listo y a la mínima oportunidad busca la manera de trampear y hacer los ejercicios más fáciles, pero de esa forma pierden toda su efectividad. Cuando redondeas y apoyas tu lumbar en el suelo, te estás cargando el propósito de la mayoría de los ejercicios, así que fuerza y concentración!

4. DOBLAS LAS MUÑECAS

En los ejercicios que hay que mover los brazos con alguna resistencia en las manos (cintas, straps, barra…), qué fácil es que se vayan las muñecas acompañando el movimiento… No. Las muñecas siempre deben ir alineadas con el brazo, tipo robot. No se trata de hacer fuerza con ellas, sino con los brazos o el tronco.

5. VAS DEMASIADO RÁPIDO

Crees que tienes que hacer un millón de repeticiones rápidamente. Nada de eso, se puede hacer mucho ejercicio sin que sea de alta intensidad o sin muchas repeticiones, así que tranquilidad. No necesitas sudar a chorros para sacar beneficios de tu clase de pilates. Si te aceleras demasiado lo más normal es que pierdas el control de todo tu cuerpo y hagas los ejercicios a lo loco, parecidos a pìlates en la forma pero nada que ver en el fondo.

Para sacar mas provecho a tu clase de pilates hay que hacer los ejercicios correctamente, relajadamente y con unas pocas repeticiones nada más, para no perder el foco, ni la intención, ni el control.

6. COLOCAS MAL LA CABEZA/CUELLO

Tendemos muchas veces a dejar colgar la cabeza hacia atrás, o al contrario, a echarla hacia el pecho doblando el cuello de manera forzada. Esto es otra de las causas del dolor y contracturas en la zona. Cuántas veces oímos en clase eso de hay que poner la cabeza como si nos estuvieran tirando de la coronilla. Pues eso, la posición del cuello ha de ser una extensión de la de la columna ya estemos de pie, tumbados, de lado… Siempre!

7. TE ESPACHURRAS AL REDONDEAR

Cuando redondeamos siempre hay que mantener una distancia entre la cadera y las costillas. Si las juntamos nos estamos doblando sin ahuecar. Los profes suelen decir redondear, hacer el cuenco, la cuchara, la C… Se trata de dejar un hueco en el abdomen como si rodeáramos un balón imaginario. Si doblamos en vez de redondear espachurramos el balón y lo estamos haciendo mal.

Qué estrés, no? Qué de cosas…  Pero así es el pilates, de ahí viene eso tan repetido del control y la concentración, no te puedes distraer de tu cuerpo ni un momento!
Y qué pasa si lo haces mal? Que te duele, que fuerzas de donde no debes, que te lesionas, y no aprovechas los ejercicios. Así que mejor hacerlo bien.

Y cuál es el remedio para no cometer estos fallos? Pues practicar mucho, y sobre todo tener a un profe encima que te corrija cuando haces algo mal. Por eso las clases multitudinarias no son muy prácticas, a no ser que tengas un nivel altísimo y nunca hagas nada mal; es imposible que el profe esté atento a los errores de todos los alumnos al mismo tiempo.

En fin, os suenan estos errores? Yo lo que peor llevo es lo de los hombros, a la mínima tiendo a echarlos hacia delante… A vosotros qué os cuesta más? Podéis comentar abajo si queréis.

PS. Os recuerdo que I love Pilates está en redes sociales (por ahí están los botones) y que tenemos un grupo de Facebook para alumnos pilateros.

Categorías

HOLA

HOLA

Soy Belén, una alumna pilatera sin pretensiones y autora de este blog. Si eres aficionado al pilates, o si quieres empezar, y te gustaría aprender cosas sobre el método, estás en el sitio correcto. Leer más...