Blog de una pilatera aficionada

Las consecuencias de un mes sin hacer pilates

Beneficios, Consejos

Las consecuencias de un mes sin hacer pilates

Un mes sin pilates. He estado parada 30 eternos días sin hacer nada de ejercicio. Si es porque te vas de vacaciones o algo voluntario no se lleva tan mal, pero obligada… se lleva fatal! Ahora que ya ha pasado os voy a contar cómo pensaba que iba a ser, cómo ha sido en realidad y cómo fue el ansiado regreso.

ANTES

Al principio pensaba que el tiempo que “ganaba” a la semana sin ir a pilates lo iba a aprovechar haciendo un montón de cosas de esas que se suelen tener aparcadas. Ni os las cuento porque aparcadas siguen… 🙁  Es tremendo cómo cuanto más tiempo tienes más lo desperdicias… En fin. Poco he aprovechado el tiempo, y encima físicamente he acusado el parón un montón..

DURANTE

Al principio nada grave, pero en un par de semanas ya empece a notarme más “trabada”, mi espalda me pedía moverse y estirar.

Poco a poco volvieron los dolores que ya venían siendo muy de vez en cuando: la maldita contractura del trapecio, cervicales hechas polvo, amago de lumbago… Un cuadro, vaya.

Y por si eso fuera poco se me han pegado unos kilitos de lo más inoportuno ahora que llega el verano…

Total, que lo único positivo era el tiempo extra y no me ha servido de nada. A cambio mirad qué lista de lindezas:

  • estoy más oxidada, me cuesta más moverme, adiós elasticidad
  • también he perdido fuerza, me cuesta todo mucho más
  • han vuelto mis eternas contracturas en los trapecios
  • he tenido un par de amagos de quedarme doblada lumbago por mover peso
  • he cogido kilos
  • he dormido peor
  • he echado de menos mi momento desconexión pilatera, lo que significa más estrés
  • y todo esto hace que esté de mal humor

No quiero ni pensar ahora que me toca reconocimiento médico qué habrá sido del colesterol o la tensión!

DESPUÉS

Y por si esto fuera poco, luego está la vuelta, que esa es otra. Después de un mes parado, llegas y te das cuenta de que el mundo ha seguido moviéndose y tu te has quedado atrás:

  • hay aparatos nuevos en clase que todas ya manejan y yo no (en mi caso el TRX)
  • la gente ha avanzado y yo, no solo no he avanzado sino que he ido para atrás
  • ejercicios que antes hacía con normalidad me cuestan la vida: mi cuerpo no da de sí

No a todo el mundo le pasará lo mismo, pero en líneas generales supongo que por ahí van los tiros. Cuanto menos tiempo lleves pilateando y más años tengas, más va a costar volver a como estabas. Así es la vida. 😉

Pero hay algo que para todos va a ser igual: los efectos colaterales del regreso, el día siguiente te quieres morir de las agujetas que tienes! No es como cuando empiezas en septiembre, que las clases son ligeras y vas cogiendo ritmo poco a poco, no… Es que el ritmo ya está más que cogido a estas alturas, y tú, renqueante como estás, te toca “comerte” una clase movidita y lo dicho: mueres.

Por si os quedan dudas aquí dejo este vídeo que cuenta lo que pasa en tu cuerpo a más largo plazo si dejas de hacer ejercicio.

 

Así que ya sabéis lo que os toca si tenéis que parar… Resignación. Y si paráis por vacaciones o algo agradable, os pasará exactamente lo mismo, pero al menos no se os llevarán los demonios.

Yo visto lo visto no pienso parar en verano ni loca. A sudar todo julio y agosto como una campeona!

Antes de acabar te recuerdo lo de siempre, que te puedes apuntar en Facebook a la página de buscoPilates y al grupo para alumnos Yo hago pilates, y si quieres recibir los post puntualmente en tu correo solo tienes que registrarte con tu nombre y mail de contacto.

Y si te ha gustado, comparte! 🙂

HOLA

HOLA

Soy Belén, una alumna pilatera sin pretensiones y autora de este blog. Si eres aficionado al pilates, o si quieres empezar, y te gustaría aprender cosas sobre el método, estás en el sitio correcto. Leer más...